¿Los tres grandes de Brooklyn? El futuro de los Mets está en Clase-A

Por Sam Dykstra
@SamDykstraMiLB

BROOKLYN, New York (MiLB.com) – Triple-A es donde los jugadores están más cerca de las Grandes Ligas. Doble-A es donde pueden comenzar a sentir que sus sueños se hacen realidad. Clase A baja es donde obtienen sus primeros gustos de pelota de temporada completa.



Entonces, ¿qué hace eso Clase-A, el nivel que generalmente se define como lo que es, bueno, más alto que la Clase A baja ?



“En mi mente, es un pequeño y extraño lugar intermedio”, dijo el director de desarrollo de jugadores de los Mets, Jeremy Barnes. “Pero siento que es realmente el primer nivel que comienza a exponer a algunos muchachos. Siento que las personas realmente talentosas se abren camino a través de Clase A baja. Pero si hay agujeros importantes en tu juego, eso comienza a notarse realmente en Clase A Alta “.

Visto a través de ese prisma, las formas en que Francisco Álvarez, Ronny Mauricio y Brett Baty, tres de los cuatro mejores prospectos de Nueva York en el ranking de MLB Pipeline, han despegado juntos en sus primeras pruebas de Clase A con Brooklyn son algunos de los desarrollos más prometedores. de principios de la temporada 2021.

Clasificado No. 78 en general, Baty ingresó el domingo con una línea de .327 / .425 / .554 en 29 juegos. Sus cinco jonrones en la temporada joven llegaron en junio, una indicación de que podría estar calentando en la categoría de potencia. Hablando de jonrones, Mauricio (No. 53) ha conectado seis en 2021, superando ya su total de cuatro de 2019 con Clase A en Columbia en 380 apariciones al plato menos.

Álvarez (No. 37) se unió a sus compañeros prospectos Top 100 el 24 de mayo, luego de un ardiente comienzo de año por parte del receptor de 19 años en Clase A baja con St. Lucie.

Ronny Mauricio

El receptor de 19 años bateó .417 / .567 / .646 con 15 boletos y siete ponches en 15 juegos en Florida antes de que los Mets hubieran visto lo suficiente y lo trasladaran a Brooklyn para batear junto a Baty y Mauricio como el 3-4. -5 bateadores en la alineación de los Cyclones.

Álvarez se tomó un tiempo para orientarse en Brooklyn, acertando de 48-12 (.250) en sus primeros 15 juegos, pero golpear la pelota con fuerza no ha sido un problema.

Bateo su primer jonrón Clase A el sábado, y un doble antes en el juego salió del bate a 112 mph; Pete Alonso, Jonathan Villar y Francisco Lindor son los únicos jugadores de Grandes Ligas de los Mets con velocidades máximas de salida más altas en 2021.

“Estos jóvenes no están muy lejos”, dijo el gerente de Brooklyn, Ed Blankmeyer. “Cuantos más turnos al bate tengan, mejores serán. Obviamente, el manejo del béisbol situacional y la velocidad del juego en cada nivel requiere un poco de tiempo para comprenderlo. Pero jugar el juego les parece fácil en este momento “.

Aunque esta es la primera vez que han sido compañeros de equipo de las Ligas Menores, este es un trío que estaba familiarizado entre sí y con el Maimónides Park de Brooklyn entrando en 2021.

Francisco Alvarez

Los tres fueron participantes en el sitio de entrenamiento alternativo de los Mets, celebrado en Coney Island el año pasado Nueva York trató de conseguir que sus mejores prospectos trabajen a pesar de la temporada cancelada de ligas menores.

La experiencia de Baty a la sombra de Wonder Wheel se remonta a 2019 cuando ayudó a Brooklyn a ganar un título de la New York-Penn League como equipo Clase A de temporada corta.

Continuaron conociéndose esta primavera en el campamento de las Grandes Ligas como invitados fuera de la lista, donde recibieron 28 apariciones en el plato combinadas en el juego de la Liga de la Toronja a pesar de que ninguno de los tres jugaba por encima de la pelota de Clase A todavía.

Álvarez admitió que saber que Baty y Mauricio lo estarían esperando en Brooklyn hizo que la transición a su nivel más alto sea aún más fácil.

“Al llegar a un equipo diferente, pensé que iba a ser un poco diferente”, dijo a través de un intérprete del equipo de Brooklyn. “Pero tener a estos dos muchachos y saber cuánta química tenemos, nos preparará para una gran temporada”.

Cuando se les preguntó sobre la dinámica entre ellos, los tres prospectos Top 100 usaron la misma palabra: competencia. Pero también querían dejar en claro que es solo de la variedad saludable.

“No es una competencia de números ni de quién está en el ranking”, dijo Mauricio a través de un intérprete. “Es una competencia de mejorar y cómo puedo ayudar a mis compañeros de equipo y ayudarme a mí mismo, quién puede hacerlo mejor”.

Ese deseo de mejorar lo que ven en sí mismos y en los demás ha llevado a cada miembro del grupo a aprender los consejos de los otros dos.

Baty toma notas mentales detalladas sobre lo que hacen sus dos compañeros de equipo en la práctica de bateo y particularmente aprendió ejercicios de pie plano de Mauricio.

Brett Batty

Por otro lado, Mauricio le da crédito a un Baty hablador y alentador por ayudarlo a convertirse en un compañero de equipo aún mejor.

Álvarez, por su parte, siempre está tratando de emular la ética de trabajo de Mauricio y dice que Baty todavía le está dando consejos sobre las mejores prácticas para lanzar por el infield.

“Solo puedo volver a cuando conocí a estos muchachos, y desde entonces, creo que Brett Baty y Ronny Mauricio en particular crearon un vínculo agradable, casi como David Wright y José Reyes”, dijo Blankmeyer.

“Creo que es una competencia bastante buena en lo que respecta a la forma en que se alimentan entre sí y la relación que han desarrollado como compañeros de equipo”.

Una cosa es segura: este es un grupo que sabe lo talentoso que puede ser. Los Mets no han tenido reparos en llevar a Baty, de 21 años, a Mauricio, de 20, y a Álvarez, de 19, a grandes escenarios, incluido el campo de pruebas que es Clase-A por la forma en que representan a los Mets futuro del equipo en Queens.

Su agrupación ahora es suficiente para hacer que cualquiera piense que podrían ser los Segundos Tres Grandes de Brooklyn, reflejando un grupo de Nets que juega solo un corto viaje en tren Q hacia el norte en Barclays Center.

“Cada vez que te comparan con Kevin Durant, Kyrie Irving y James Harden, quiero decir que me encantaría porque me encanta ver baloncesto”, dijo Baty. “Pero no, estamos aquí arriba tratando de divertirnos, tratando de mejorarnos en el juego de béisbol. Me encanta jugar con estos dos muchachos, así que tenemos un gran grupo central aquí “.

Eso es parte del atractivo de los Mets que trasladaron su filial High-A a Brooklyn como parte de la reestructuración de las Ligas Menores.

Claro, es más fácil para la oficina central vigilar a los jugadores de temporada completa que están a una distancia manejable de Citi Field, pero también les da a los jugadores una pequeña muestra de cómo es jugar en los bordes exteriores de la ciudad de Nueva York antes de dirigirse en otras partes del estado a Doble-A en Binghamton y Triple-A con Syracuse.

Baty, por ejemplo, todavía disfruta de las bodegas y delis fáciles de encontrar que salpican los cinco condados, mientras que Mauricio y Álvarez dicen que estos últimos viajes a la ciudad son lo más cerca que se han sentido de ser verdaderos Mets.

Blankmeyer tiene un historial de intentar mantener a los jugadores a la sombra de las grandes luces de la Gran Manzana.

Se unió a la organización de los Mets en enero de 2020 después de pasar 24 años como entrenador en jefe en St. John’s, y trabajó con los tres jugadores en los entrenamientos primaverales antes del cierre.

Ahora que es su mánager de todos los días supervisando su desarrollo, su consejo es el mismo que le ha dado a cualquier jugador que haya pasado por Nueva York.

“Muéstreme algo que haya hecho para mejorar”, dijo el capitán de Brooklyn. “Eso puede ser realmente quedarse sin pelota o hacer algo inteligente en los senderos base o hacer su trabajo de manera inteligente cuando está cansado.

Todos los días hay algo que pueden aprender para mejorar y los acerca al siguiente paso “.

Por muy buenos que hayan sido en 2021, los tres jugadores estarán encantados de proporcionar una lista de las mejoras necesarias a medida que avancen en el verano.

Álvarez ha destacado su habilidad para correr (una calificación de 40 por MLB Pipeline) y sus lanzamientos a la segunda base como habilidades en las que continúa trabajando en Clase A. Baty pone énfasis en su defensa, particularmente en su juego de pies y lanzamientos, en su intento de permanecer encerrado como tercera base. Mauricio cree que aún no ha alcanzado su potencial ofensivo.

Eso subraya la situación que enfrentan los tres prospectos cuando salen al campo todos los días junto a la playa, las montañas rusas y el ambiente de carnaval del sur de Brooklyn.

Son neoyorquinos en este momento. Pero no son los Mets de Nueva York, al menos en el sentido de las Grandes Ligas. Todavía están navegando por el lugar intermedio que es High-A.

“Todavía tenemos un largo camino por recorrer”, dijo Baty, “y todos lo entendemos”.


Sam Dykstra es reportero de MiLB.com y MLB.com. Síguelo e interactúa con él en Twitter @SamDykstraMiLB.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s