¿Cuáles son los escenarios a los que se enfrenta la LVBP debido a la pandemia?

Por Ignacio Serranolvbp
ElEmergente.com

Los equipos que integran la pelota venezolana se reunirán on-line muy posiblemente esta semana, de acuerdo con fuentes que tienen conocimiento de la situación, y aunque no será la esperada Convención Anual, el encuentro permitirá analizar propuestas y buscar consensos con vistas a la temporada 2020-2021 de la LVBP.

Varios son los escenarios a los que se enfrenta el beisbol profesional local, ante las circunstancias nacionales e internacionales que rodean y quizás condicionen la organización del venidero campeonato:

1) Total normalidad
De alguna manera cede la pandemia mundial de covid-19, o al menos la enfermedad se contiene en Venezuela. Los tiempos pueden permitirlo, si se ven casos extremos tanto en Europa (España o Italia, por ejemplo) como en América (el de Guayaquil, en Ecuador, parece clave). La ola de contagios, bien manejada, baja en dos o tres meses, hasta llegar a una “nueva normalidad”. Todavía es factible.

A los peloteros veteranos y jugadores de Ligas Menores, incluso a muchos grandeligas, les será viable e incluso deseable reportarse y jugar. Potencialmente debería ser uno de los mejores torneos en muchos años, debido a la cancelación de la pelota entre Novatos y Triple A, así como del circuito en México.

Se juega en las ocho plazas, con público en las tribunas.

Para que este escenario ocurra, debe estar controlado el nuevo coronavirus en algún momento de septiembre. Es necesario también que la economía nacional empiece a reactivarse, para que haya patrocinantes capaces de apoyar económicamente a los clubes.

Es el escenario más difícil y, claro, el ideal.

2) Se juega, pero sin público
La covid-19 al menos es contenida, pero persiste en cierto rango. No es posible jugar con normalidad y, en cambio, debe hacerse en estadios vacíos.

La disponibilidad de peloteros seguirá siendo grande, porque muchos necesitarán el ingreso que les reportaría la LVBP. Pero eso representa costos que quizás no todos puedan financiar.

Sin aficionados pagando entradas y posiblemente con menos ingresos por derechos de TV, al desaparecer DirecTV Venezuela, todo el peso queda sobre el patrocinio que puedan obtener las divisas.

Para reducir costos, se jugaría en cuatro plazas, dos por equipo. Serían, probablemente, Caracas, La Guaira, Maracay y Valencia. En caso de que el parque litoralense no tenga la aprobación de MLB, serían Caracas, Maracay, Valencia y Barquisimeto.

Este escenario –y el primero– requiere que las gobernaciones de Aragua y Carabobo acepten salir de las planas mayores de Tigres y Navegantes, que se pueda introducir a tiempo la apelación ante el departamento del Tesoro de Estados Unidos y la OFAC se pronuncie favorablemente a más tardar en octubre.

Si eso último no pasa, o demora un poco más en suceder, será obligatorio para Águilas, Cardenales, Leones, Bravos, Caribes y Tiburones contar con dos rosters diferentes, porque los peloteros de MLB no podrían jugar en Valencia ni Maracay, como ya pasó en los últimos playoffs.

3) Se juega con o sin público, pero solo con 6 equipos o en otras plazas
Esta posibilidad está relacionada con lo último que expusimos. De mantenerse el status quo, de no poder introducirse la apelación ante la OFAC y conseguir el visto bueno del departamento del Tesoro, existe la alternativa de jugar sin Tigres y Navegantes, para no tener que usar doble roster.

Otra posibilidad sería que Aragua y Magallanes sí jueguen, pero que no se juegue en sus casas. Se evitaría al menos el doble roster, pero los costos crecerían, porque habría que hacerlo en Barquisimeto, Caracas, La Guaira y Puerto La Cruz (si no hay público) o los bengalíes y los turcos deberían celebrar sus duelos de homeclub en sedes ajenas (si se juega con público).

4) Se cancela la temporada 2020-2021
Si la covid-19 apenas estuviera en pleno ascenso en Venezuela, hoy por hoy, camino a una situación delicada; si la economía continuara deprimida no solo por la crisis, sino detenida también por la pandemia, no habrá público ni ingresos por venta de entradas o patrocinio.

Sin fanáticos y sin dinero, la liga sería inviable. Con enorme impacto sobre las miles de personas cuyos ingresos en esos meses dependen directa o indirectamente del beisbol criollo, sería obligatorio seguir los pasos de la pelota mexicana, que optó por mantener abajo su santamaría y apostar por un regreso vigoroso en 2021, en una “nueva normalidad”.

Este último escenario no es el más improbable, debido a las enormes dificultades que se ven en el horizonte.

Revisa otras noticias de la LVBP haciendo click aquí.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s