El fallido acuerdo entre ESPN y el béisbol coreano

Por Claudio Rodríguez Otero

http://beisboljapones.com/

Una de las noticias más sorprendentes que nos encontramos esta semana fue la del fallido acuerdo entre ESPN y la liga coreana de béisbol profesional (KBO, por sus siglas en inglés) para transmitir los juegos de ese circuito en la televisión norteamericana.ESPN-Logo

La sorpresa no fue que ambas partes no hayan podido llegar a un acuerdo, sino la razón por la que no lo hicieron: ESPN quería los derechos de transmisión gratis. Es decir, quería transmitir los partidos del béisbol coreano sin tener pagar por ellos.

Por si eso fuera poco, no sólo quería los derechos gratis sino que además planeaba dejar de transmitir los juegos tan pronto como comenzara la temporada 2020 de las Grandes Ligas, por lo que obviamente las negociaciones no llegaron a buen término.

Según la agencia de noticias coreana Yonhap, la KBO se sintió irrespetada por esa oferta, por lo que al final decidió no aceptarla. Eso era de esperarse y su postura es tan entendible que incluso la cadena estadounidense NBC le dio la razón.

“No está claro de dónde sacó ESPN la idea de que podría de alguna manera transmitir los juegos del béisbol coreano sin tener que pagar por ellos”, escribió Nick Stellini, de NBC Sports, el día en que se dio a conocer la noticia.

Un par de fanáticos nos comentaron que la liga coreana ha debido aceptar el trato como una oportunidad para promocionar su producto a nivel mundial y ese es un punto válido, pero al mismo tiempo no excusa el descaro y la prepotencia de ESPN.

ESPN es el canal de cable más exitoso del mundo y además forma parte de Walt Disney, la compañía de entretenimiento más poderosa del planeta, por lo que tiene dinero de sobra para pagar por los derechos del béisbol coreano.

Si estuviésemos hablando de un canal de cable independiente en los Estados Unidos que estuviese intentando aumentar su audiencia y su capital, la idea de pedir los derechos gratis tendría un poco más de sentido, siempre y cuando se repartieran las ganancias porteriores.

Sin embargo, que el canal de cable más rico del mundo haya querido que le regalen los derechos de transmisión de un producto que le daría el monopolio absoluto de los deportes en este momento sin duda es una falta de respeto.

La KBO, con toda seguridad, no estaba pidiendo millones de dólares por los derechos de sus juegos, sino simplemente una cifra acorde con el producto que se está vendiendo y con el beneficio potencial que dicho producto le traería al canal que lo compre.

De manera que el hecho de que ESPN se le haya acercado a la KBO para pedir los derechos gratis y además diciéndole que iba a abandonar su producto tan pronto como comenzase la temporada de las Grandes Ligas, es algo sencillamente inaceptable.

Hay quienes ven la oferta como un “favor” de ESPN a la KBO, ya que la transmisión de sus partidos en esa plataforma promocionaría los mismos en el mercado norteamericano y eso es cierto, pero no necesariamente positivo para la liga asiática.

Si ésta decidiese regalar los derechos de sus partidos a ESPN, ¿qué tipo de precedente sentaría eso para futuras negociaciones? Otras cadenas norteamericanas podrían acercársele luego para pedir más derechos gratis en lugar de tratar de comprarlos.

Después de todo, la KBO no sólo quiere promocionar su producto alrededor del mundo sino también venderlo y ganar dinero con él, por lo que si todos sus potenciales clientes quieren llevárselo gratis entonces nunca podrá generar dinero con el mismo.

Además, la KBO ha hecho un excelente trabajo desarrollando y promocionando su producto a nivel internacional en los últimos 20 años y gracias a transmisiones de sus juegos gratis a través de plataformas como Youtube ha dado a conocerse en todo el planeta.

Es por eso que no necesita un “favor” de ESPN para promocionarse a nivel mundial, porque ya logrado ese objetivo con su propio esfuerzo y esa es, precisamente, la razón por la que ésta se le está acercando en este momento para tratar de transmitir sus juegos.

De hecho, como escribió Nick Stellini en su artículo en NBC Sports, la KBO es la que tiene la ventaja en la negociación en este momento, ya que posee un producto de buena calidad que ESPN necesita desesperadamente.

No debería sorprendernos, por lo tanto, si la última regresa a la mesa de negociación en los próximos días con una oferta más seria y mucho más lucrativa para la KBO con la esperanza de llegar a un trato para transmitir sus partidos.

Debemos aplaudir, por cierto, no sólo la valentía de la liga coreana de hacerle frente a ESPN, sino también su buena organización para manejar y comercializar su producto, que no hace sino copiar el modelo utilizado por las Grandes Ligas.

La liga taiwanesa, que comenzó su temporada el 12 de abril, también utiliza ese mismo modelo y ha crecido mucho en los últimos 10 años, por lo que tampoco debería extrañarnos que su producto se vea en los Estados Unidos en el futuro.

Lo que sí parece imposible que ocurra es que los juegos de la liga japonesa (NPB, por sus siglas en inglés) se vean en el hemisferio occidental en cualquier momento del futuro cercano. Su modelo de negocios es sencillamente terrible.

Como ya lo hemos explicado en columnas anteriores, los derechos de los partidos de la NPB están divididos entre 8 entidades distintas con las cuales se debe negociar individualmente para tratar de transmitir los encuentros de una temporada del circuito.

Los 6 conjuntos de la Liga del Pacífico están representados por Pacific League Marketing (PLM), que maneja los derechos de todos sus juegos y actúa tal cual como lo hacen la MLB, la KBO y la liga taiwanesa (CPBL, por sus siglas en inglés).

No obstante, los 6 equipos de la Liga Central manejan sus derechos individualmente y cada uno de ellos sólo posee los derechos de los partidos en los que juega como local.

Es decir, si uno quisiera comprar los juegos de los Gigantes de Yomiuri, habría que negociar directamente con ese equipo para comprar sus partidos como local y luego con los otros 5 conjuntos del circuito para comprar sus juegos como visitante.

Para colmo, la NPB maneja directamente los derechos de la Serie de Japón y la Serie de las Estrellas y cobra cantidades astronómicas por cada uno de esos partidos, lo que hace virtualmente imposible llegar a un acuerdo con ellos.

La piedra de tranca, como se dice de manera coloquial, la representa el nonagenario Tsuneo Watanabe, dueño de los Gigantes de Yomiuri, cuya visión tradicional del mundo impide que tanto su equipo como el resto de la Liga Central avancen.

Esa es la razón por la que los juegos de la NPB no se ven en la televisión occidental. La liga, mal influenciada por ese dictador, sencillamente no quiere hacer el esfuerzo de tratar de promocionar y vender su excelente producto a nivel mundial.

Como bien lo indicó nuestro amigo y colega de la agencia de noticias Kyodo Jim Allen en un artículo reciente, el día en que se muera Tsuneo Watanabe la Liga Central y, por ende, el resto de la NPB, probablemente comenzarán a moverse hacia adelante.

Sin embargo, hasta que eso no ocurra la situación se mantendrá estancada y la espera no promete ser corta, ya que Japón lidera el planeta en número de personas con 100 o más años.

https://www.youtube.com/channel/UC08mnbiC4FykqpHqbEWgFcg

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s