Josua Gibson, El Babe Ruth negro

Gibson, Josua.jpgPor Sigfredo Barros Segrera

Granma.cu

Tenía cara de niño, y cuerpo de coloso: 215 libras de peso encerradas en seis pies y una pulgada de estatura. Con una fuerza descomunal al bate, llamado por los aficionados «el Babe Ruth negro», aunque muchos de los que lo vieron jugar aseguran que Ruth era «el Gibson blanco».

Nacido el 21 de diciembre de 1911 en una localidad del sureño estado de Georgia llamada Buena Vista, donde el racismo abundaba como el trigo, Joshua Gibson era el mayor de tres hermanos y cursó hasta el quinto grado antes de moverse su familia hacia Pittsburg, donde su padre encontró trabajo y él ingresó en una escuela a estudiar para ser electricista.

Llegó hasta el noveno grado. Ya jugaba béisbol semiprofesional cuando un buen día el receptor titular del equipo Homestead Grays se fracturó un dedo y el dueño del conjunto, el miembro del Salón de la Fama Cumberland «Cum» Posey, llamó a Gibson –unos afirman que lo sacó de las gradas donde presenciaba el partido, otros dicen que lo envió a buscar en un taxi– para colocarlo como receptor en el partido. Corría el viernes 25 de julio de 1930 y a partir de entonces la vida de Joshua cambió.Gibson, Josua 00

Meses después, el 27 de septiembre, comenzó a hacer historia cuando disparó el primero de sus legendarios cuadrangulares, un batazo entre 430 y 460 pies por el jardín izquierdo del Yankee Stadium, en un desafío de play off entre los Grays y el equipo New York Lincoln Giants. Era su temporada de novato, la cual finalizó con average de 461.

Gibson mostraba una postura casi perfecta en la caja de bateo, semiflexionado, calmado, y sin dar un paso largo generaba un swing compacto con antebrazos y muñecas poderosas que producían jonrones gigantescos con relativa frecuencia.

Fue idolatrado por adolescentes negros que en cada estadio donde él actuaba le señalaban un lugar lejano en las gradas de los jardines y le gritaban: «Josh, batea una por aquí».

Gibson, Josua 02.jpg¿LEYENDA O REALIDAD?

La vida deportiva de Gibson estuvo siempre rodeada de leyendas, girando en torno a la dimensión y la frecuencia de sus batazos.

En las Ligas Negras de Estados Unidos –donde transcurrió gran parte de su carrera entre los equipos Homestead Grays y Pittsburg Crawford–, se le acreditan 912 jonrones y en la placa oficial de su ingreso en el Salón de la Fama, en 1972, se puede leer que «casi alcanzó los 800 cuadrangulares en la Liga y en el béisbol independiente».

Como casi todos los peloteros negros de la época, Joshua jugó en el Caribe, dígase Cuba, México, República Dominicana y Puerto Rico. Y ahí también consiguió números fabulosos.

En nuestro país estuvo con el Habana en la temporada 1937-1938 y con el Santa Clara en 1938-1939, con totales de 224 veces al bate, 61 anotadas y 79 jits, diez dobles, cinco triples y 14 jonrones, 162 impulsadas, 353 de average y 629 de slugging.Gibson, Josua 03.jpg

En México resultó una sensación. Según el historiador Tommy Morales, Gibson fue contratado por el conocido empresario Jorge Pasquel y en 1940 solo actuó en 22 juegos, con 92 veces al bate, 43 jits, un astronómico promedio de 467 y 11 jonrones.

Un año más tarde, siempre con los Azules de Veracruz, terminó campeón en cuadrangulares al lograr récord de 33 (duró hasta 1960 cuando el cubano Aldo Salvent conectó 36 con los Petroleros de Poza Rica) y líder impulsador, 124, promedió 374, y conectó 134 jits en 358 veces al bate.

Es un ídolo en Puerto Rico, donde aún prevalece la marca de bateo de 480 impuesta por Joshua en el invierno de 1941. Sentó cátedra en República Dominicana, donde jugó con un equipo propiedad del dictador Trujillo, allí promedió 453 y fue campeón de anotadas e impulsadas.

Logo Negro League.jpgRodeado de anécdotas, resalta aquella que afirma que conectó un jonrón a más de 700 pies en el estadio La Boulanger, de Santa Clara, el 22 de octubre de 1938, frente al lanzador Manuel Fortes, quien tuviera una amplia trayectoria en México.

En 1943 se le diagnosticó un tumor cerebral. No se quiso operar, pues según sus palabras: «No quiero seguir viviendo como un vegetal». Cuatro años más tarde, el 20 de enero de 1947, fallecía quien hoy es considerado una leyenda: Joshua Gibson, «el Babe Ruth negro».

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s