De Series Nacionales a la MLB: Liván Hernández, de los caballos históricos

Por Juan PáezHernandez, Liva BBC

@jmanupz

Liván Hernández ha sido, en pocas palabras, uno de los lanzadores más exitosos, nombrados y duraderos de Cuba en las Grandes Ligas. De hecho, apenas tres otros lanzadores antillanos superan sus 17 temporadas disputadas: Adolfo Luque (20), Luis Tiant (19) y Camilo Pascual (18).

El nacido en Villa Clara, isleño en jugar con la mayor cantidad de clubes en las Mayores (9, empatado con José Cardenal), construyó una tremenda carrera, en la que incluso consiguió la Serie Mundial con los entonces llamados Marlins de Florida, en 1997.

Antes de partir con rumbo a los Estados Unidos, Eisler Liván participó en tres Series Nacionales con Isla de la Juventud. Con ese club ganó 27 juegos, perdió 16 y salvó uno.

Dejó efectividad de 4.57 a lo largo de 335.0 innings lanzados en 49 apariciones de por vida. Fue su resumen hasta su deserción de la isla, en 1995.

Luego de reunirse con distintas organizaciones, firmó con los Marlins para cumplir el deseo de vivir en Miami, cerca de su tierra natal. Su llegada a la Gran Carpa no tardó mucho, pues ocurrió en 1996.

Hernandez, Livan.jpgLa llegada

A Hernández lo llamaron en la temporada citada y solo tuvo una presentación. En 3.0 episodios en blanco, recibió tres hits, dio dos boletos y ponchó a dos.

Pero lo mejor estaba por venir, porque en 1997 tuvo su campaña de novato y se destacó de principio a fin.

Su récord terminó en 9-3 con 3.18 de efectividad en 17 aperturas. Sus números casi le valen ser el Novato del Año, pero el toletero Scott Rolen se impuso en la votación y el cubano quedó segundo.

Ese año fue a postemporada con los Marlins y no solo ganó el Clásico de Otoño, sino que a punta de buen pitcheo ganó las distinciones al Jugador Más Valioso en la Serie de Campeonato, ante los Bravos de Atlanta, y en la Serie Mundial, contra los Indios de Cleveland.

El comeinnings Hernández, entre 1998 y 2007, nunca lanzó menos de 199.0 episodios. Esa época coincide con la etapa más dominante de su extensa trayectoria.

La continuación

Liván, al terminar su paso por Florida, se mudó a San Francisco por una transacción que lo llevó a los Gigantes. Allí estuvo poco más de tres temporadas, siempre como abridor. Posteriormente, pasó a los desaparecidos Expos de Montreal para, sin quererlo, hacer historia y dejar su huella en el extinto equipo canadiense.Hernandez, Livan MIL

Primero, fue uno de sus abridores más sólidos mientras permaneció con esa divisa. Segundo, fue el último miembro de tal conjunto en asistir a un Juego de Estrellas, al representar a la escuadra en el clásico de 2004, año en el que también ganó el Bate de Plata.

Cuando el club se reubicó en Washington y se llamó los Nacionales, en 2005, Hernández abrió el primer duelo en la capital estadounidense desde 1971. Aquel año también se convirtió en la primera selección al Juego de Estrellas de los Nationals.

Cuando salió de los capitalinos, siguió su paso en las Grandes Ligas por los Diamondbacks de Arizona, Mellizos de Minnesota, Rockies de Colorado, Mets de Nueva York, Bravos de Atlanta y Cerveceros de Milwaukee, conjunto con el cual participó por última vez en el big show, en 2012, ya como un relevista de 37 años de edad.

El diestro se retiró con la cuarta mayor cantidad de victorias entre cubanos (178), la segunda en derrotas (177), la segunda en juegos iniciados (474), tercera en innings (3189.0) y tercera en ponches (1976).

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s