Matos Berrido se fue, ¿ahora quién le sucederá?

Algunas de las franquicias se inclinan por Vitelio Mejía; el próximo

 martes se conocerá oficialmente el sucesor del largo mandato

matos-berrido-6
Leonardo Matos Berrido 

Por Rolando Guante
reportedelasmayores@hotmail.com

Cuando Leonardo Matos Berrido asumió la presidencia de la Liga Dominicana de Béisbol, el país trataba de recuperarse de una tormentosa  crisis económica.

Al momento de Luis Ramón Cordero poner su renuncia en 1991, Daniel Aquino presidía a los Leones del Escogido, Ernesto -Monchín- Pichardo estaba al frente de los Tigres de Licey, Ricardo -Tito- Hernández comandaba a las Águilas Cibaeñas, la Familia Antún corría el mando de las Estrellas Orientales y Arturo Gil era el mandamás de los Toros del Este.

Se jugaba con cinco equipos, pues dos campañas atrás, los Caimanes del Sur habían puesto fin a su aventura.

Sagaz en la política, Matos Berrido enfrentaba un reto inmenso para un desconocedor de las reglas profundas del deporte que inventó Doubleday.

Un jurisconsulto curtido en las lides del poder y eterno consultor con experiencia dirimiendo conflictos de envergadura, Matos Berrido asumió la presidencia de la entidad y para nadie fue sorpresa el carácter que demostró en sus primeras decisiones de alto calibre.

Según declaración del propio Matos, para 1991, antes de llegar a la oficina del Estadio Quisqueya, el hombre que ha conducido los destinos de la Lidom durante los últimos 13 períodos, tenía 20 años que no leía las páginas deportivas, así que no es ingenuo pensar que para ese tiempo no podía diferenciar entre los dos sacrificios que existen en la pelota (de toque y de elevado), entre un cerrador y otros relevistas, un balk, la asistencia de un jardinero,  etc.

Sin embargo, ese aparente desconocimiento no fue óbice para que en los últimos 25 años la Liga navegue con el viento a su favor, realizando justas que han concitado la atención de todo el país y fue en su mandato que el equilibrio competitivo y la seguridad financiera alcanzaron su máximo esplendor.

 Es de justicia reconocer los aciertos de este hombre con temple de acero, que en su momento separó a Monchín Pichardo de la Lidom y de la presidencia de los Tigres del Licey, que supo enfrentar debacles económicas de equipos que pasaron por momentos difíciles, además cooperó para el entendimiento entre directivos en lucha por el control de algunas franquicias.

Matos Berrido al frente de la Liga Dominicana llevó el circuito a independizarse del estado, a evitar que para cada octubre escucháramos y leyéramos declaraciones de directivos poniendo en duda al aperura de la tradicional justa.

Fue clave para apaciguar temperamentos levantiscos de directivos  que se creyeron dueños de la Lidom.

 Sus decisiones, cuestionadas a veces, pero quizás necesarias para evitar la institucionalización del desorden en la Liga Dominicana la historia se encargará de juzgarla y probablemente de manera positiva.

Innecesario e injusto hubiese sido sacar a Matos Berrido por la puerta trasera luego de los servicios prestados a la liga de béisbol profesional, pero descabellado era pensar que no tenía sustituto y que eso sólo debía producirse cuando el “Emperador” alcanzara la suprema igualdad.

En el país existen abogados y profesionales de otras ramas del saber que pueden asumir la Presidencia de la Lidom con un nivel de éxito igual o superior al hombre que el pasado finalmente dio un paso al costado.

 La hora crucial se avecina, los días no se enferman, el 11/7 llegará y los ejecutivos de Lidom tendrán que tomar una decisión. Es un club de seis miembros que deciden quien dirigirá su negocio, allí la opiniones de la calle no cuentan tampoco las columnas de los diarios ni los comentarios radiales influencia en el voto.

Empero, por la cercanía del próximo torneo, todo luce indicar que Vitelio Mejía corre por el carril interno para presidir la Lidom después de haber pasado mucho tiempo al lado de Matos, aunque al final sus relaciones  se deterioraron.

El tema es de interés para la población porque la pelota es la pasión de los dominicanos y el torneo de béisbol es, junto a las elecciones nacional, lo único en el país que tiene 50 años celebrándose de manera ininterrumpida en su fecha habitual, ni los fenómenos atmosféricos han podido retrasarla, muchos menos derrotarla.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s