Lino Rivera confía llevar Licey al mejor nivel

VIC_0257

 Por Dimaggio Abreu

SANTO DOMINGO (Licey.com).- Con sonrisa que se antoja tímida, enmarcada en un rostro que irradia fiabilidad, Lino Rivera se presentó este martes como nuevo dirigente de los Tigres del Licey, y confiado en que podrá llevarlo al mejor nivel de competencia en la estación 2015-16 que iniciará en octubre.

Al ser presentado por el gerente general Manny Acta, el puertorriqueño de 38 años dijo estar consciente de lo difícil que es dirigir en el béisbol invernal de la República  Dominicana, pero creyente en que, con la ayuda de directivos y los jugadores, podrá sacar el equipo adelante.

Dijo creer que tiene mucha gente a su favor aquí y en Puerto Rico, que le van a apoyar, por lo que cree que va a tener buena química en el equipo azul y que tiene la disposición de ofrecer lo mejor a esa afición “que tanto se lo merece”.

El gerente general Acta manifestó, que la contratación de Rivera habla por sí solo, al calificarlo como “un ganador en ligas invernales”, además de su vasta experiencia como dirigente en México.

“Es el tipo ideal para nosotros comenzar una nueva temporada, después de venir de una tan difícil”, expresó el ex manager de Grandes Ligas, que va a su tercera campaña al frente de las Operaciones de Béisbol del centenario y glorioso club capitalino.

Concedió que el hecho de que Rivera haya dirigido en seis ocasiones en la Liga de Puerto Rico y que en todas llegara a las finales, con tres coronas conquistadas, hablan mucho de él, aparte de la experiencia que tiene de en las ligas de verano y de invierno de México.

Acta presentó a Rivera durante un encuentro con la prensa en el club-house del Licey en el Estadio Quisqueya, acompañado del vicepresidente, licenciado Ricardo Ravelo Jana, y otros directivos como el tesorero Miguel Ángel Fernández, el secretario Rafael Úbeda Heded, los vocales Domingo E. Pichardo, Jaime Alsina, Tancredo Aybar Torres y Federico González Santini.

Rivera será el tercer puertorriqueño en dirigir a los Tigres en toda su historia de 108 años, que cumplirá el próximo 7 de noviembre. Félix –Fellé- Delgado, cuando se puso en marcha el béisbol profesional dominicano en verano de 1951, fue el primero; y Óscar Rodríguez (1953 y 1954).

Esto significa, que cuando comience el certamen invernal, se cumplirán 61 años de que un nativo de esa isla no conduce las riendas de la más gloriosa organización del béisbol profesional del Caribe y de América Latina.

 

 

Pelotero cubano se escribe con “Y”.

Yoan_Moncada_Canvas_gzh8px9q_c5i19z0d

Con el reciente acuerdo al que llegó el novel campocorto Yoan Moncada con los Medias Rojas de Boston, como agente libre, el pelotero de 19 años viene a ser el más reciente caso de los cubanos que han salido de su país para darle un giro de 180 grados a su vida convirtiéndose en millonarios de la noche a la mañana. Y casualidad o no, otro cuyo nombre comienza con “Y”.

Si se toman en cuenta no solo los desertores, sino otros que han salido de Cuba bajo otras circunstancias, como fue el caso de Moncada, la lista incluye a Yasmani Tomás, Yasiel Puig, Yoenis Céspedes, Yonder Alonso, Yasmani Grandal y Yuniesky Betancourt, entre otros.

De Moncada, los escuchas estiman que puede ser un bateador de entre 20 y 25 jonrones cuando se establezca en Grandes Ligas, y además destacan en sus reportes su consistente bateo y su velocidad con el bate desde ambos lados del plato.

Lo que hace a Moncada ta valioso como para que no solo Boston, sino varios equipos estuvieran detrás de él en las pasadas semanas, es que es un pelotero con las llamadas cinco herramientas del béisbol.

Lo interesante es que su llegada a la danza de los millones de dólares, en su caso no se propició por una deserción. Moncada salió de Cuba legalmente con visado hacia Guatemala, donde vivió cuatro meses en una astuta movida legal para establecer su residencia y poder cualificar para la agencia libre según el reglamento de Grandes Ligas para los casos de jugadores procedentes de Cuba.

En el grupo de los peloteros que han hecho que béisbol ‘se escriba’ con Y, ya están despuntando en Grandes Ligas hace varias temporadas Yoenis Céspedes y Yasiel Puig.

Yoenis es un jardinero de 29 años recién cambiado a los Tigres de Detroit y uno de los primeros de la reciente racha de cubanos que han firmado por decenas de millones de dólares para convertirse en jugadores de Grandes Ligas. Firmó con Oakland como agente libre por $36 millones en febrero de 2012 y debutó ese mismo año al inicio de la temporada.

Fue de impacto rápidamente con los Atléticos, bateando .292 con 23 jonrones y 82 remolcadas en su primera temporada. En el 2013 tuvo números más o menos similares, y la campaña pasada, cuando fue cambiado a los Medias Rojas, promedió .269 con 22 cuadrangulares y 100 impulsadas entre Oakland y Boston, a donde llegó el 31 de julio en la transacción en que los Medias Rojas se desprendieron de su as monticular Jon Lester y del jardinero Jonny Gomes.

En el tiempo muerto tras la temporada pasada, Boston lo cambió también a Detroit junto a otros dos jugadores por Rick Porcello.

Yasiel ha sido una sensación hasta ahora en ese grupo, aunque ha sido noticia dentro y fuera del terreno por sus problemas de disciplina. Fue firmado como agente libre en junio de 2012 por los Dodgers de Los Ángeles luego de desertar de Cuba. Su pacto fue de $42 millones por siete temporadas.

Su bateo también se hizo sentir de inmediato. Promedió .319 en su primera campaña con los Dodgers, en la que disparó 19 jonrones y remolcó 42 carreras en solo 104 juegos. En el 2014 bateó .296 con 16 bambinazos y 69 empujadas en 148 desafíos.

Yasmany Tomás, previo a Moncada, era el último cubano que firmaba un acuerdo de envergadura, al pactar por seis años y $68.5 millones con los Diamondbacks de Arizona.

A estos recientes les precedieron otros como Yasmani Grandal, catcher y primera base de 26 años recién cambiado por San Diego a los Dodgers de Los Ángeles; Yonder Alonso, primera base de 27 años, perteneciente a los Padres; y Yuniesky Betancourt, el campocorto  de 33 años que jugó nueve temporadas para tres equipos y quedó agente libre en el 2013.

Claro está, la realidad es que los nombres con “Y” son una cuestión de preferencia en la cultura reciente del cubano, pero en lo que respecta a béisbol, hay otras figuras recientes de la nueva cepta que también han entrado en el baile de los millones en Grandes Ligas, como José Abreu y Rusney Castillo.

Abreu, primera base, firmó con los Medias Blancas de Chicago por $68 millones y de todos los mencionados, ha sido el de mayor impacto hasta ahora. Debutó el año pasado al inicio de la temporada y no solo bateó para promedio, sino que exhibió su poder. Bateó .317 con 36 cuadrangulares y 107 carreras empujadas, bueno para cargar con el premio de Novato del Año de la Liga Americana.

Castillo, jardinero que pactó con Boston por $72.5 millones, también debutó en el 2014 pero fue apenas en septiembre y solo jugó 10 juegos.

El Nuevo Dia